La Política Pública Postal en la prensa  5/3/2012

La revista Mundo Uruguayo publicó en su edición de febrero una nota en la que informa sobre la nueva Política Pública Postal, presentada el 15 de febrero en el Salón Azul de la Dirección Nacional de Industrias por Correo Uruguayo, el Ministerio de Industria, Energía y Minería y DINATEl.

Presentaron Nueva Política Nacional Postal


Un Correo fortalecido y moderno

Luego de cambiar el marco estratégico respecto al rol de Correo Uruguayo, el Ministerio de Industria, Energía y Minería y la Dirección Nacional de Telecomunicaciones presentaron hace unos días las políticas públicas para el desarrollo de los servicios postales en Uruguay.

El documento, elaborado por la Dirección Nacional de Telecomunicaciones (DINATEL), la Administración Nacional de Correos (ANC) y la Unidad Reguladora de Servicios y Comunicaciones (UESEC), contiene las bases en las que se consolidará el nuevo marco normativo para el sector postal, apoyado en una ley que ingresa al Parlamento el 1 de marzo y a priori contaría con mayorías parlamentarias.
El objetivo es desarrollar y mantener una infraestructura postal nacional sostenible que satisfaga las necesidades de comunicaciones postales del país ofreciendo servicios de alta calidad a precios razonables, y que proporcione comunicaciones eficientes y rentables facilitando y promoviendo el desarrollo social y económico nacional. La ley también prevé que para formalizar el mercado no solamente hay que controlar a las empresas prestadoras, sino hay que operar sobre el comprador del servicio.

Sobre ello Mundo Uruguayo conversó con el Presidente de la ANC, José Luis Juárez, quien explicó los detalles del nuevo modelo.


¿Cuáles son los cambios sustanciales que incorpora la nueva política par el sector postal?

Un primer cambio estratégico fue ubicar a Correo Uruguayo en la órbita de las comunicaciones y por lo tanto bajo la tutela de la DINATEL y del Ministerio de Industria, Energía y Minería. Ese fue el gran cambio y era un foco que nos habíamos puesto al asumir en 2010.
El segundo elemento es que la Unión Postal Universal (UPU), el organismo especializado de Naciones Unidas, eligió a Uruguay para desarrollar el Plan Integral de Reforma Postal (PIDEP). Es así que se comienza a trabajar en las cuatro fases: determinación del Servicio Postal Universal; definición de una política para el sector postal; elaboración y aprobación de la ley y mejora del operador designado, que en este caso es la Administración Nacional de Correos (ANC).

¿Qué cambios está implementando Correo Uruguayo para adaptarse a la nueva política?

Ya habíamos definido en el plan estratégico cuatro planes concretos que implican veinte millones de dólares en el quinquenio. Hay dos que son de infraestructura física: la nueva planta de logística, que ya está prevista en la zona acordada entre la Intendencia de Montevideo y Aduanas (en el eje de la periferia). Allí tenemos reservados diez mil metros cuadrados.

El otro proyecto de infraestructura es la red, esos 180 puntos propios en el interior de la república que están siendo reacondicionados o relocalizados de acuerdo al nuevo modelo de negocio. Hay veinticinco locales que ya fueron puestos a la venta porque no se adaptan a la nueva matriz del negocio. Además, hay 600 agentes oficiales en distintos pueblos o localidades. Principalmente son farmacias o minimercados; Correo Uruguayo les proporciona el software para que puedan operar en nuestra red.

¿Van a sumar más locales?

Sí. Vamos hacia la expansión e incluso abriremos locales que se habían cerrado en la etapa anterior a 2005. Hacemos un trabajo en territorio, detectamos qué necesidades tiene la población y en función de eso decidimos si armar o no un centro cívico.

¿Cuáles son los otros planes?

El de mayor peso es el Plan Director de Informática (PDI) que implica cambiar absolutamente toda la red. Para eso hay inversiones en hardware, en software y en canales de comunicación. En ese sentido, ya desarrollamos un acuerdo con ANTEL, ente al que le vamos a brindar servicios en esas poblaciones y a cambio nos van a ‘pagar’ con servicios. El acuerdo se firma el 13 de marzo.
También se prevé cambiar los procesos de producción del mercado de las comunicaciones, que es lo que está pasando.
Con el tema de la bancarización, en el área metropolitana los envíos de estados de cuenta van a ir bajando pero van a crecer en el interior. Habrá un pico de entre cinco y diez años de los envíos en el interior, y ese crecimiento tiene que acompañarse con tecnología asociada a la prestación. Hay que hacer mucho trabajo en nodos centrales bajo plataforma de servidores, codificación y georreferenciación, para que el envío se imprima en el punto y se pueda eliminar todo el costo del transporte.
El papel de la tecnología es cada vez más fuerte. Por ese lado viene lo que interpretamos como el futuro de Correo Uruguayo. El comercio electrónico, la seguridad de las transacciones electrónicas, el aprovisionamiento del bien y el cobro del mismo. Por eso la inversión más fuerte es en tecnología.

¿Cómo participan los operadores privados del nuevo sistema?

La ley establece qué infraestructura física, tecnológica y de red se necesita para participar del mercado. Las empresas que quieran hacerlo deberían cumplir determinados requisitos con la intención de que se presenten las que den sostenibilidad al sistema. Eso lo maneja el regulador y la DINATEL.

¿Qué mejoras notarán los usuarios y clientes?

A partir de las inversiones, en paralelo definimos un nuevo modelo con cuatro planes estratégicos internos. El primero, y más fuerte, tiene que ver con dotar de capacidades y servicios a la red. Sobre esa plataforma, vinculamos con los organismos del Estado y el ciudadano puede pagar la luz, el agua, sacar hora para la cédula, cobrar la jubilación, etcétera. La idea es dar servicio a los ciudadanos de acuerdo a su demanda. Eso implica un cambio en el enfoque. Cuando uno trabaja en el eje metropolitano, estos servicios son muy comunes, pero en barrios periféricos no. Por eso queremos ir a donde está la demanda del ciudadano, a donde nos obliga la ley a ir por las cartas y los paquetes, posicionarnos lo más cerca de eso para darles más servicios. Los locales cumplen con todas las disposiciones de seguridad pero además en el diseño del modelo se trata de equilibrar la demanda entre lo que se cobra y se paga para que no haya traslados de dinero fuera del local. La localización física tenderá a estar en las plazas cerca de las comisarías de las ciudades pequeñas.

El segundo eje importante es el comercio electrónico. Allí tenemos una fortaleza por ser autoridad de certificación. Hoy el e-ticket de la DGI y el DUA electrónico de Aduana se hacen con Firma Digital de Correo Uruguayo. Esa es la llave para el comercio electrónico. La idea es aprovechar todas esas ventajas competitivas y trabajar en alianzas estratégicas con operadores privados que ya tienen desarrollada la plataforma de comercio electrónico pero no tienen aprovisionamiento físico ni firma digital.

El tercer eje es el manejo del capital humano, que en este trabajo es crítico. Eso refiere a todo el funcionariado incluido el sindicato. Desde el inicio hemos trabajado de forma muy transparente, debatiendo convenios colectivos pero también compromisos de gestión. Vamos a una reestructura total de la empresa, que desde 1996 no tiene estructura formal. Para ese nuevo Correo precisamos una nueva estructura. Ya no es posible pensar en líneas funcionales sino orientarlo a tres líneas de negocio: comunicaciones, logística y red de transacciones.

Foto: Mundo Uruguayo


Servicio Postal Universal


El Servicio Postal Universal garantiza servicios de correspondencia de hasta dos kilos y encomiendas de hasta veinte. Además, la cobertura nacional es diaria (cinco días a la semana) para envío de correspondencia en las localidades de más de 500 habitantes.
Paralelamente, se buscará corregir las inequidades de precios. El Director nacional de Telecomunicaciones, Sergio de Cola, recordó durante la presentación de la política del sector que hoy una empresa paga menos que una persona por los servicios postales. El mercado determinará las tarifas, que serán monitoreadas por el regulador. El rol de la URSEC como auditor será especialmente relevante.El mercado postal continuará siendo mixto.

Para fortalecer a la ANC se invertirán veinte millones de dólares en el quinquenio. *

Los ingresos del organismo provendrán del propio Servicio Postal Universal (SPU). Al mismo tiempo, se creará un Fondo de Servicio postal, que se alimentará a través de tres tasas relativas a los envíos, la facturación de los operadores y la distribución con recursos propios.
Actualmente, el costo total del SPU por parte de la ANC es de 34,2 millones de dólares anuales. En el país se generan 34 envíos por habitante al año, mientras que países con un PIB per cápita inferior tienen un nivel de envíos que duplica al nuestro gracias al mayor desarrollo sectorial. El mercado tiene una demanda anual de 122 millones de envíos, por un monto de 3.240 millones de pesos.

Mundo Uruguayo - Febrero de 2012

* El fortalecimiento de Correo Uruguayo a partir de una inversión de 20 millones de dólares en el quinquenio, se subdivide en cuatro proyectos de inversión:

Estos son, el Plan Director de Informática, que comprende mejoras en los sistemas financieros, contables y de control de gestión. Incluye hardware, software y trasmisión de datos para los procesos de todos los productos comprendidos en el SPU (Sistema Postal Universal). El monto estimado es del orden de los US$ 4,2 millones.


El segundo proyecto comprende a la Red Nacional Postal. Infraestructura edilicia y equipamiento específico postal para todos los locales comerciales de la Red Postal. El monto estimado es de US$ 4,8 millones.


Como tercer proyecto de inversión se encuentra el Centro Logístico Postal. El proyecto comprende la infraestructura edilicia y equipamiento específico para el movimiento de paquetes de origen y destino nacional. Incluye la admisión y distribución centralizada de paquetes nacionales, el almacenamiento, la clasificación y el transporte. La inversión estimada es de US$ 4,2 millones.


Por último, el cuarto proyecto de inversión para el fortalecimiento de Correo Uruguayo se centra en las Comunicaciones y Encomiendas. Este consiste en infraestructura edilicia y equipamiento específico para procesar correspondencia nacional e internacional y encomiendas internacionales. Incluye la admisión centralizada y la oficina de cambio aéreo, la clasificación, el transporte y la distribución en los locales operativos de la Red Nacional Postal. El monto estimado es de US$ 7,6 millones.