Destacan la Sala de Lactancia de Correo Uruguayo  19/4/2013


En Uruguay "hay empresas ejemplarizantes que cuentan con salas de lactancias. En el sector público se puede citar el caso de Correo Uruguayo", afirma la periodista Yisela Moreira en su artículo “Sobre hijos y leyes”, publicado en la Revista Sala de Espera.




A continuación transcribimos el artículo "Sobre hijos y leyes" de Yisela Moreira publicado el 21/3/2013 en la Revista Sala de Espera de Uruguay.

En el mismo afirma que "Son escasas las empresas que cuentan con lugares con la higiene y los elementos apropiados para que las madres puedan extraerse leche durante el horario de trabajo". Sin embargo, destaca que "hay empresas ejemplarizantes que cuentan con salas de lactancias. En el sector público se puede citar el caso de Correo Uruguayo y el diario El Observador en el privado".




21/3/2013

Revista Sala de Espera de Uruguay


Sobre hijos y leyes


Por Yisela Moreira

Uno de los momentos más difíciles de ser mamá, es cuando llega la hora de dejar al bebé con pocos meses de vida, para volver al trabajo. Aunque la lactancia materna y el vínculo de esos primeros meses son esenciales, en muchas legislaciones del mundo no se les ampara y las madres deben volver rápidamente al mercado laboral. Sin embargo, hay países donde las legislaciones están más avanzadas que en Uruguay y las madres o padres pueden llegar a estar con su hijo hasta casi los dos años de vida

Hay tantos ejemplos de legislaciones como países. Según en qué lugar del mundo te encuentres la extensión de la licencia maternal y lo económico varían bastante. En algunos es amplia pero no toda paga, en otros es más corta pero con una remuneración económica pareja durante su extensión. Sin embargo, lo que si es bastante repetido alrededor del mundo es la limitada licencia paga que se les otorga a los padres, aunque hay excepciones. Tal es el caso de Canadá, donde la licencia puede extenderse por 12 meses y es a compartir entre el padre y la madre. En Australia, desde el 2011 tanto el padre como la madre tienen derecho a 18 semanas de salario mínimo sin trabajar. En Israel, después de la sexta semana del parto, el padre puede optar por tomar la licencia él.

Sin embargo, para hablar de licencias donde se favorece al padre hay que referirse a algunos países de Europa. En Suecia, Noruega o Bulgaria el permiso se extiende por varios años y se puede repartir o compartir entre ambos padres.

Sala de lactancia de Correo Uruguayo.



Si pudiéramos elegir donde tener a nuestro hijo Suecia sería unos de los países que ubicaríamos primero en la lista, no sólo por la cantidad de semanas que otorga de licencia, 96 semanas, sino también por lo económico. Allí antes del parto se concede un subsidio prenatal durante 50 días y después, el subsidio parental se paga durante 450 días. La combinación es interesante, una licencia extensa, paga en unas ¾ partes y además tiene en cuenta al padre, un rol bastante olvidado por varias legislaciones del mundo.

Según un informe preparado por la Oficina Internacional del Trabajo (OIT) en más de 120 países la legislación prevé el derecho de las trabajadoras a licencias pagas de maternidad y otras prestaciones de salud. Pero hay excepciones.

Una de ellas es en Estados Unidos. Este país está lejos de ser de los más avanzados en materia de licencia por maternidad. Allí la madre no tiene casi beneficios. Son pocas las empresas que pagan la licencia, muchas de esas incluso lo hacen parcialmente. Lo más frecuente es que las mujeres deban volver a sus trabajos pocas semanas después de dar a luz.

En la región en cambio, hay ejemplos más alentadores. Uno de los últimos países que mejoró su situación en este tema es Chile. En septiembre de 2011 el Congreso votó a favor de una ampliación de 3 a 6 meses que se sumó al ya existente permiso pre-natal de 6 semanas. Aquí también se tiene en cuenta al padre el que podrá gozar de 42 días de esa licencia.

Esta medida ubicó a Chile como el país de la región con la licencia maternal más larga. Lo sigue Brasil, donde las mujeres cuentan con hasta seis meses de permiso. En Cuba tienen cuatro meses. Con tres meses, se ubica Argentina, Colombia y Perú.


Situación en Uruguay

En Uruguay la situación es dispar dependiendo en qué sector se trabaje. Para las funcionarias públicas la licencia es de trece semanas, con la opción de volver a trabajar con horario reducido a la mitad para amamantar a su hijo. En el sector privado, la licencia es de doce semanas y durante el período de lactancia la trabajadora tiene derecho a interrumpir media hora su jornada laboral dos veces al día para amamantar o juntar ese tiempo y trabajar una hora menos. En ambos sectores la licencia por paternidad es de tres días. En cuanto al pago, la trabajadora recibe el 100 % del promedio de las remuneraciones percibidas en los 6 meses anteriores al inicio de la licencia maternal.

Pero, ¿qué es lo que dice la Organización Mundial de la Salud o UNICEF con respecto a esto? Para estos organismos una baja de seis meses es la idónea para favorecer la lactancia materna y garantizar un mejor desarrollo del bebé. En tanto, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) recomienda 18 semanas.

En Uruguay aún estamos lejos de alcanzar estas cifras. Incluso tampoco se apoya a la mujer que elige amamantar y tiene que retornar a su trabajo. Son escasas las empresas que cuentan con lugares con la higiene y los elementos apropiados para que las madres puedan extraerse leche durante el horario de trabajo. Sin embargo hay empresas ejemplarizantes que cuentan con salas de lactancias. En el sector público se puede citar el caso de Correo Uruguayo y el diario El Observador en el privado.


En la búsqueda de mejorar esta situación, se elaboró un proyecto de ley que busca equiparar la licencia en ambos sectores, o sea trece semanas de licencia y seis más de media jornada. Además le da al padre 10 días de licencia dentro de los seis meses siguientes al nacimiento. La iniciativa estuvo a estudio pero el elevado costo que implicaba su implementación hizo el Poder Ejecutivo suspendiera el proyecto.

Desde el mismo Poder Ejecutivo uruguayo se incentiva a las madres a realizar una lactancia exclusiva hasta los seis meses, argumentando que la leche materna es el mejor alimento que pueden recibir los bebés, útil no sólo para los primeros meses de vida sino para el futuro del pequeño. Sin embargo, una madre trabajadora difícilmente pueda alcanzar esos plazos.

Hay que recordar que no sólo importa el alimento sino que estadísticamente está comprobado que los niños que pasan más tiempo con sus madres durante los primeros meses de vida son más saludables y tienen menos problemas psicológicos y emocionales.
Si los gobiernos gastan en este tema sin duda será un dinero muy bien invertido".