Hoja filatélica por el centenario del genocidio armenio  10/4/2015

Correo Uruguayo realizó el lanzamiento de una hoja filatélica al cumplirse 100 años del genocidio armenio. El acto realizado el 7 de abril en el Ministerio de Relaciones Exteriores contó con la presencia de autoridades del gobierno y de representantes de la colectividad armenia de Uruguay.

A la ceremonia asistieron el canciller Rodolfo Nin Novoa; la ministra de Turismo y Deporte, Liliam Kechichián; la presidenta de Correo Uruguayo, Solange Moreira, y el director Pablo Arretche; el arzobispo de la Iglesia armenia en Uruguay, Hakob Kedenjián y el cónsul honorario, Ruben Aprahamián.

Nin Novoa recordó que "Uruguay fue el primer país en reconocer el genocidio armenio por ley hace 50 años, un paso trascendente en una lucha que continúa vigente hasta nuestros días". El canciller señaló que la relación entre ambos países “atraviesa el mejor de los momentos”.

En ese sentido, anunció que Uruguay enviará una delegación oficial a Armenia para participar de la conmemoración del centenario del genocidio armenio que se realizará el próximo 24 de abril.

Sobre la hoja filatélica lanzada por Correo Uruguayo, Nin dijo que "está cargada de significación y emotividad porque ahonda en la memoria de todas aquellas víctimas del brutal crimen de genocidio cuya lucha para que sea reconocido seguirá siendo apoyada por Uruguay”.

La presidenta de Correo, Uruguayo Solange Moreira, destacó que Uruguay “ha demostrado a lo largo de su historia que es un país de paz”.

Recordó que Uruguay fue el primer país el primer país en reconocer oficialmente a nivel parlamentario el genocidio contra el pueblo armenio en el período 1915 – 1923 y señaló que esta hoja filatélica “es un homenaje del Estado uruguayo a toda la colectividad armenia en Uruguay”.

La ministra de Turismo y Deporte, Liliam Kechichián, expresó que "ese sufrimiento que cumple cien años, tiene el dolor agregado de no ser reconocido todavía por el mundo entero y que tiene en el Uruguay un ejemplo extraordinario".

“Es un enorme orgullo de ese Uruguay que recibió a nuestros abuelos, a nuestros padres, que les ofreció trabajo y que nos permitió a cada uno de nosotros estudiar y vivir en un país de paz", consideró.

El arzobispo de la iglesia armenia en Uruguay, Hakob Kedenjián, también destacó el papel de Uruguay en la lucha por el reconocimiento internacional del genocidio armenio.

"Estamos muy orgullosos de que vivimos en este país, defensor de las causas justas, porque la grandeza de un país no se mide por su poderío militar, económico, por sus fronteras amplias, sino por cómo defiende a los derechos humanos", observó Kedenjián.